EXFOLIACIÓN QUÍMICA

La exfoliación química es un proceso que que puede ayudar a restaurar la piel en caso de sufrir de melasma, decoloración, acné, arrugas, algunas cicatrices e incluso casos de piel dañada por el sol.

OBJETIVO DE LA EXFOLIACIÓN QUÍMICA

La exfoliación química consiste en la aplicación de soluciones químicas en la piel y tiene por objetivo mejorar la apariencia de la piel, reducir o eliminar las líneas de expresión debajo de los ojos y alrededor de la boca, se puede corregir pigmentación despareja, eliminar crecimientos de piel precancerosos, disminuir el acné, se pueden tratar arrugas provocadas por daño solar o cicatrización, así como manchas de piel comunes.

CONSULTA INICIAL Y EVALUACIÓN

En la consulta inicial se evaluarán sus expectativas y los problemas de piel solucionables mediante este tratamiento ya sean en el rostro, cuello, pecho, manos, brazos y piernas. También se determinará el tipo de exfoliación a realizar que puede ser superficial, media o profunda según su tipo de piel según los resultados que desee lograr.

EL PROCEDIMIENTO Y RECOMENDACIONES

En exfoliaciones superficiales se suele usar ácido glicólico, láctico o ácidos de fruta, después del tratamiento la piel aparece rosada y puede mostrar decoloración y manchas que desaparecerán en un par de horas. La mayoría de personas pueden regresar a sus actividades normales de inmediato.
En exfoliaciones medias se suele usar el ácido tricloroacético (TCA), luego del tratamiento la piel se verá de color rojo y un poco hinchada durante las siguientes 24 horas, en los próximos días la piel se seca y tendrá un color marrón, empezará a pelarse de cinco a siete días después del tratamiento. En este caso es posible que necesite ausentarse del trabajo algunos días para la recuperación.
En la exfoliación profunda se utiliza el fenol, los pacientes tienen dolor e hinchazón moderado que dura varios días y es controlado con medicamentos, el crecimiento de la nueva piel tarda entre 10 y 14 días, luego la piel quedará extremadamente roja durante 3 semanas, en casos extremos puede demorar hasta 2 meses. En la mayoría de casos puede requerir ausentarse del trabajo por 2 semanas.
Si desea más información contáctenos hoy para programar una consulta.

[/contenido]